Con una gran repercusión en los medios de difusión y entre los pasajeros, la U.E.P.F.P puso en servicio en la línea a Mar del Plata su "Ferropibe", un coche destinado a entretener a los más chicos. El vehículo posee un pelotero para chicos de hasta 6 años, un metegol para los más grandes, una "casita" para los más pequeños, un corralito para los bebés, juegos de mesa, un banco de plaza, juegos de encastre, muñecas y ropa para vestirlas, rompecabezas y autitos.

Para evitar accidentes, todo el interior está alfombrado. Además, el pelotero y el metegol están recubiertos con esponja y se eliminaron todos los bordes peligrosos. Posee un buen sistema de iluminación fluorescente y cortinas (se decidió circular con las persianas bajas para evitar accidentes por eventuales apredreantientos). Un equipo de video y audio permite la proyección de películas infantiles y dibujos animados y la presentación de "cuentos contados". Frente a la cabina del camarero (donde se instaló el equipo de audio) se reservó un lugar exclusivo para cambiar pañales a los bebés.

El coche diseñado y construido a partir del pullman PA 639 por el personal de la U.E.P.F.P tiene calefacción y aire acondicionado. "Salvo las cortinas que las mandamos a coser afuera, el resto está hecho integramente en Kilo 4, a partir del diseño de una colaboradora nuestra, la doctora Martha de Harvey", explicó el administrador de la empresa ferroviaria, Alberto Trezza. La inversión alcanzó a unos 25.000 dólares.

La atención del "Ferropibe" está a cargo de Silvia Silva y Gloria Cruz, dos experimentadas docentes con muchos años de trabajo en jardines de infante y escuelas primarias del Gran Buenos Aires, contratadas especialmente para esta función. "Los objetivos del coche son exclusivamente didácticos y pedagógicos. Lo fundamental en cada viaje es organizar los juegos y establecer grupos y horarios para que todos puedar participar y disfrutar. Para eso tenemos que lograr que los chicos se integren alrededor de los distintos juegos", señaló Silva.

Las reglas de convivencia en el coche son simples: no se puede ingresar con comidas, ni bebidas, ni bolsos. Los padres de los más pequeños pueden participar de los juegos y, obviamente, no está permitido sacar los juguetes fuera del salón.

En su aspecto exterior, el "Ferropibe" puede ser identificado por los coloridos dibujos infantiles que se combinan con el tradicional esquema de colores de la U.E.P.F.P. Al cierre de esta edición, estaba prevista la corrida diaria en el tren de las 15:25 y el regreso desde Mar del Plata a las 8:25. Aún así, los horarios definitivos dependerán de la respuesta del público durante los primeros viajes. Alberto Trezza aseguró que la incorporación del "Ferropibe "es una forma de atraer a los pasajeros, fundamentalmen a los grupos familiares donde los chicos pueden tener un momento de entretenimiento y donde pueden venir desde las madres con sus bebés (por eso tenemos un corralito y un espacio para cambiar pañales) hasta los chicos de 10 o 12 años".

Para Trezza, el ferrocarril debe mejorar la oferta dentro de las posibilidades que genera un presupuesto poco generoso. "Algo teníamos que hacer porque nos estabamos quedando... Tenemos que inventar algo para que la gente venga al tren", admitió, completando su idea con una advertencia: "Con la autopista y la desregulación aérea, si en un par de años no invertimos, vamos a perder este corredor a Mar del Plata".

"La situación está difícil. Estamos haciendo mucho esfuerzo y mucho sacrificio, pero mientras tengamos el apoyo del gobernador (Eduardo Duhalde), vamos a seguir adelante", señaló, agregando que "si tuviéramos subsidio levantaríamos velocidades o compraríamos coches nuevos, utilizando un criterio de administración ferroviaria distinto al de hace 10 o 15 años en este país..."

Finalmente, Trezza admitió que "el sistema ferroviario tiene una deuda que nosostros asumimos como propia. El Gobiemo, el secretario de Transporte y la CNRT tienen que terminar con la injusticia del peaje. Vamos a luchar hasta el último día por este tema ......

Fuente: Rieles Enero 1999